conéctate con nosotros

Fondo de Medios

Pedro Leguá, Alcalde de mar de Caleta Chigualoco: Hijo del océano al servicio de su comunidad

Pedro Leguá Tordecilla ha crecido mirando el azul del océano y ha vivido una relación de total dependencia. Hoy, desde su rol, realiza un alto en sus funciones para compartir sus experiencias de la caleta de Chigualoco en Los Vilos, ya que fuera de ser socio fundador ostenta el cargo de Alcalde de Mar, que viene hacer la autoridad máxima de una caleta.

Más detalles en www.elvileño.cl

El Vileño

Publicado

el

Pedro Leguá Tordecilla ha crecido mirando el azul del océano y ha vivido una relación de total dependencia. Hoy, desde su rol, realiza un alto en sus funciones para compartir sus experiencias de la caleta de Chigualoco en Los Vilos, ya que fuera de ser socio fundador ostenta el cargo de Alcalde de Mar, que viene hacer la autoridad máxima de una caleta.

Alcalde de Mar

Este puesto que si bien lo designa a través de una postulación en la Armada de Chile, forma parte de un proceso de selección de la persona idónea y se realiza un exhautivo control previo donde hay exámenes y además se debe entregar información personal y familiar donde incluyen datos religiosos, políticos y penales.

Un proceso donde acuden 3 o 5 postulantes a la Dirección General de Territorio Marítimo que sesiona en Valparaíso. Después de todo estos trámites que tuvo que realizar tanto en la Capitanía de Los Vilos y viajes a Valparaíso, finalmente lo designaron como alcalde de mar con un contrato ad honorem o sea solo por voluntad y sin percibir remuneración durante 7 años en su caso particular, porque después fue cambiando esta condición al ser remunerada a través de una boleta de honorarios.

Las funciones o tareas del alcalde de mar en las caletas según sus palabras “son orden, seguridad y disciplina, en este caso, son los ojos que tiene la Capitanía de Puerto en cada caleta”. Tiene que ver con todo lo que es zarpería de las embarcaciones, controlar a todo personal tripulante de cada embarcación, que cuenten con las credenciales, los buzos, los pescadores artesanales, los asistentes de buzos y orilleros.

En cuanto a las embarcaciones que tengan sus papeles al día con la revista que se hace de manera anual donde se fiscaliza las condiciones en las que se encuentra la embarcación, los motores que usan que estén debidamente inscritos y en el buceo, deben tener al día todos los accesorios como compresores, mangueras y el equipo de buceo propiamente, haciendo hincapié sobre los implementos de seguridad, esto debido a que es una actividad de alto riesgo.

La disciplina es algo que se ha trabajado de manera constante a través de un manual que emana desde la Armada de Chile donde se controla las matrículas si están al día o atrasadas y eso se traspasa a un libro de control que luego se debe enviar esa información a la Capitanía de Puerto, la disciplina también se aplica al control de un vocabulario adecuado en el recinto por parte del personal, sin ser atrevidos entre sí y mantener un respeto cuando hayan discusiones o conflictos internos en caso que esto pase a mayores se envía informa y se espera una resolución por parte del Capitán de Puerto.

Caleta Chigualoco

Antes existían una, dos o tres caletas, la jurisdicción que tenía Capitanía de Puerto de Los Vilos, los demás eran varaderos de emergencia, “donde estamos nosotros en Chigualoco antes un varadero donde cabía un solo bote y nosotros trabajábamos en otro varadero que se llamaba El Pangue y como se debía que cruzar terrenos particulares, al fin y al cabo, después el año 1983 nos avisan que tenemos que salir de ahí y dirigirnos hacia Chigualoco;  llegamos como 8 embarcaciones y empezamos arreglar, a ampliar el varadero” y así comenzó la historia de Chigualoco, bien humilde donde se tenía que ir a buscar palos al cerro para poner debajo de los botes y sacarlos a la orilla.

“En el año 1989 se formó un gremio que era un poco insignificante por los avances que podríamos avanzar y se tenía que formar una organización mas robusta y un dirigente de aquel entonces, propuso crear un sindicato de pescadores y todos estuvieron de acuerdo eso fue el 10 de septiembre se 1990 bajo el alero del Ministerio del Trabajo con 26 socios y con el paso del tiempo, fueron aumentando llegando a tener inscritos más de 70 personas. La primera acción fue adherirse en la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach) con sede en Valparaíso.

En 1991 se buscó la posibilidad de expandirse con el terreno, pero tenían una dificultad que el terreno era de un particular y comenzó un trabajo de articulación con autoridades comunales, parlamentarias y ministeriales, se llegó a un primer acuerdo para obtener los 5 mil metros cuadrados y se entregaban en un comodato, pero esta formalidad jurídica nos los convenció del todo debido a que de igual manera no se podría obtener recursos públicos para ejecutar proyectos, porque la ley no permite gastar capitales fiscales en bienes particulares, finalmente se llega a un acuerdo y el sindicato logra obtener el terreno y traspasarlo a Bienes Naciones bajo la tutela de Obras Portuarias.

Dentro de los avances para el cuidado y la sustentabilidad de los productos tantos en pescados y maricos la caleta de Chigualoco fueron pioneros a nivel nacional en instalar las áreas de manejo, donde ellos pueden determinar un territorio a explotar de manera exclusiva para sus socios, esta iniciativa tuvo sus detractores al comienzo, pero luego de conversaciones con personeros de gobierno en la década de los 90 se logra crear esta ley que vino a beneficiar hasta el día de hoy las caletas donde se puede cultivar y resguardar sus productos y que no desaparezcan, además de planificarse económicamente durante el año.

Logros y sueños al futuro

Al consultar a Pedro Leguá por los logros y sueños a futuro respira profundo y se produce un silencio, donde su mirada se pierde un poco y su tono de voz cambia y responde “ bueno el sueño mío es trabajar hasta que las fuerzas no me den más en el mar, sueño que podamos cumplir un proyecto grande, que nos venga a dar mejor clase de vida a la gente nuestra y ojalá lo podamos sacar dentro de estos 3 años”, se refiere a un proyecto que contempla construcción de un molo totalmente diferente a lo que está actualmente, la instalación de una grúa, además del mejoramiento del edificio donde se instalarían oficinas, duchas, baños y un centro gastronómico y punto de venta de productos frescos para los visitantes que llegan a esta caleta que tiene playas para los bañistas, además por sus oleajes permite la llegada de jóvenes a practicar surf y bodyboard y como si esto fuera poco es posible visitar un humedal que está a la entrada y le han dado visibilidad a la fiesta religiosa de San pedro donde la ultima vez llegaron mas de 800 personas, donde cuentan con el apoyo de la municipalidad de Los Vilos.

Vuelve el silencio y con nostalgia nos dice “yo, por ejemplo, hablando de mi familia, yo tengo uno de mis hijos que es profesional, yo me sacrifiqué harto por él, porque son 4 años de universidad que tienen que estar, y gracias al cargo como alcalde mar yo le daba el estudio a mi hijo, porque hay que pagar matrícula, aranceles, todas esas cosas y eso tiene un costo, y yo cuando comencé a trabajar de alcalde de mar ganaba el mínimo que eran $ 42.000 pesos, pero igual servían”.

Hoy la Caleta de Chigualoco sigue avanzando en la implementación del agua potable a través de una planta desaladora, hoy se respaldan con camiones aljibes que les envían desde el municipio local, al igual que la extracción de la basura donde ellos ponen un sello especial en el cuidado y protección del medio ambiente, inculcando su mensaje a cada socios y turista que llega a esta caleta que esta ubicada a 22 kilómetros de Los Vilos.

LOS VILOS

indicadores económicos

Viernes 24 de Mayo del 2024

Dólar $908.95
Euro $982.33
UF $37396.77
IPC % 0.5
UTM $65443
OPRCoquimbo
NubeCenter
Whatsapp Diarios Comunales

Lo más leído

¿Quieres recibir notificaciones de El Vileño? Nos gustaría enviarte notificaciones de las principales noticias de Los Vilos No, gracias Aceptar
Send this to a friend