Nuevos vecinos de Pichidangui y Los Molles valoran los encantos naturales de la zona

A sólo 186 kilómetros de Santiago, a unas dos horas en auto, es posible acceder a esta zona ubicada en el límite de la Cuarta y Quinta región, que vive un verdadero auge. Su temperatura -en verano- no sobrepasa los 28 grados. En los meses de invierno, el efecto del mar logra que la temperatura sea cerca de 2 a 3 grados más elevada que en Santiago. Se puede disfrutar del sol más de 300 días al año; un verdadero privilegio.

La flora es otro de los grandes tesoros de esta zona, que alberga varias especies endémicas y en conservación. Según cifras del Ministerio de Medio Ambiente, al menos el 65% de las cactáceas del país está bajo algún grado de amenaza, haciendo difícil verlas hoy en día, pero aquí podemos encontrarlas.

En el mismo sector se encuentran unos roqueríos que están a 30 metros sobre nivel del mar. El gran atractivo es el chorro de agua proveniente de las olas que rompen y suben con gran presión hasta llegar a la grieta generando un tremendo estruendo.

Cerca se encuentra también el cerro Santa Inés que posee un bosque relicto de olivillos, de una belleza extraordinaria.

“Los precios excesivos en terrenos, además la congestión vial que se produce por la llegada masiva de turistas ha terminado por convertir en poco amigables, varios balnearios de la zona central. La gente más joven, que quiere empezar a desarrollar sus proyectos de segunda vivienda ha optado por lugares de similares características geográficas, pero menos poblados y a precios más convenientes. Por ello, han nacido polos como Los Molles, entre otros”, explicó la arquitecta, Isadora Droppelmann, que ha desarrollado varios proyectos en el lugar.

EXPERIENCIAS

Andrés Madrid es un joven ecólogo y paisajista. Hace pocos meses terminó de construir su casa. Explica que el motivo por el cual eligió el lugar tiene que ver con su relación de pareja y mi experiencia profesional. “Por mi profesión, era uno de mis preferidos del litoral central, principalmente por sus playas e importancia para la conservación de la biodiversidad nacional. El Condominio Rocas del Mar lo descubrimos años después y nos gustaron las vistas y que estuviera en desarrollo, lo que le da un aire rústico, además, es un lugar tranquilo y alejado del ajetreo cotidiano, algo que ya no tienen muchos balnearios cercanos”, explica.

Entre sus atractivos, destaca la flora y fauna nativa. “También su costa con playas y roqueríos, el cerro Santa Inés de fondo y los cerros circundantes, son ideales para el mountainbike y trekking. La idea de nuestra casa fue usar materiales nobles, madera y piedra, aprovechar el desnivel del terreno y potenciar las vistas panorámicas”, agrega.

César Ortega es otro de los nuevos habitantes de la zona. Es un joven ingeniero que estaba buscando un lugar para construir una casa para pasar los fines de semana y el verano “Está cerca de Santiago. Tiene muchos atractivos; es un excelente pueblo y tiene una playa tranquila para ir con niños”, explica.

       



Diarios Comunales

Red de Diarios Comunales, presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, informando sobre noticias locales en cada una de ellas.